Media Noche

SÍNTOMAS DE EMBARAZO: DESCUBRE SI ESTÁS EMBARAZADA

0 Comments

Empero al día siguiente recibí un brazada de cartas: una de inquilinos de la casa, otras de casas vecinas; una del piso primero, otra del segundo, otra del tercero, y así sucesivamente; unas en estilo semichistoso, como si trataran de disfrazar con una chacota aparente la sinceridad de la petición; otras de una pesadez verdulera y sin ortografía, pero todas dirigidas a lo mismo, esto es: a lograr de mí un trozo de la funesta y beatífica cuerda. No eran precisamente jóvenes ni viejos, guapos ni feos; pero, viejos o jóvenes, ostentaban esa distinción no despreciable de los veteranos del goce, ese indescriptible no sé qué, esa tristeza fría y burlona que dice claramente: «Hemos vivido con intensidad y buscamos poco que pudiéramos querer y estimar.

Conoce mujeres en - 63002

Poemas en prosa / Charles Baudelaire; traducción del francés por Enrique Díez-Canedo

Aun el príncipe, embriagado, mezcló su aceptación al de su corte. Que no tengas estos síntomas de embarazo no significa que no estés embarazada. Las bailarinas, hermosas como hadas o princesas, saltaban y hacían cabriolas al fulgor de las linternas, que les llenaba de chispas el faldellín. Por el contrario, siéntense irresistiblemente arrastrados hacia todo lo débil, lo arruinado, lo contristado, lo huérfano. Una mirada experta jamás se engaña. Porque Dorotea es tan prodigiosamente coqueta, que el gusto de verse admirada vence en ella al orgullo de la libertad, y ya es libre, anda sin zapatos. En el océano de tu cabellera entreveo un puerto en que pululan cantares melancólicos, hombres vigorosos de toda patria y navíos de toda forma, que recortan sus arquitecturas finas y complicadas en un cielo inmenso en que se repantiga el eterno calor. Sucede entre los seis y los diez días después de la fecundación y a veces se confunde con la regla. Yo, como ven, he sobrevivido.

Conoce mujeres en - 895140

Búsquedas recientes

Como las almas errantes en busca de cuerpo, entra cuando quiere en la persona de cada cual. Pero con eso no estaba hecho todo; el pequeño monstruo había empleado un bolina muy fino, que había penetrado hondamente en las carnes, y ya época preciso buscar la cuerda, con unas tijeras muy finas, entre los rebordes de la hinchazón, para libertar el cuello. Los enormes navíos que arrastran, cargados todos de riquezas, de los que salen los cantos monótonos de la maniobra, son mis pensamientos, que duermen o ruedan sobre tu útero. Las tres caras tenían extraordinaria gravedad, y los seis ojos contemplaban fijamente el café nuevo, con una alucine igual, que los años matizaban de modo diverso. Una gloria asombrosa mana de tal complejidad de líneas y de colores, tiernas o brillantes.

Todavía, como la plebe con que se había mezclado sin verla, miraba al mundo luminoso con ojos profundos, y, gacha suavemente la cabeza, escuchaba. Hay en nuestras razas parlanchinas individuos que aceptarían con menor repugnancia el cadalso supremo si se les permitiera lanzar desde lo alto del patíbulo una copiosa arenga, sin miedo de que los tambores de Santerre les cortasen intempestivamente la palabra. Un día me encontré a aquella Minerva, hambrienta de vigor ideal, de palique con un criado, y en situación que me obligaba a retirarme discretamente para que no se ruborizasen. La gran golpe de aquel príncipe fue no adeudar nunca un teatro suficientemente vasto para su genio. Para no sentir la carga horrible del Tiempo, que os rompe los hombros y os inclina hacia el suelo, tenéis que embriagaros sin tregua.

Categorías Populares

Y recuerdo que aquella sensación solemne y rara, causada por un gran acción perfectamente silencioso, me llenaba de una alegría mezclada con miedo. Sentir basca hacia algunos alimentos u olores. Yo solo estaba triste, inconcebiblemente triste. La energía en el placer crea malestar y sufrimiento positivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*