Media Noche

NUEVA SOCIEDAD

0 Comments

Ya no es posible darle aquí el lugar que necesita, hablar de los varones que pagan es un guión insoslayable y que comienza a adeudar lugar en los debates actuales. Otros trabajos conceptualizan la prostitución como un tema de desigualdad.

Putas en español - 173991

Kines en Trujillo - Putas Sexo en Trujillo

Así, por ejemplo, Barcelona prohibió en la prostitución callejera con multas de aun 3. También difieren las formas de explotación, estigmatización y discriminación que sufren unas y otras. Se suele agüir a Simone de Beauvoir, quien en su célebre libro El segundo amor de afirma que, desde el punto de vista económico, la prostituta y la mujer casada ocupan posiciones simétricas. En una línea que subraya la asimetría entre prostituta y prostituyente o quien paga por sexo , la politóloga australiana Carol Pateman considera que «el sexo implica atracción sexual mutua, satisfacción sexual mutua, mientras que la prostitución es la utilización del cuerpo de la mujer por un hombre para su propia satisfacción; es la utilización unilateral por un varón del cuerpo de la mujer a cambio de dinero» La diferencia entre ambas corrientes se sustenta en cómo es pensada la trata. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, En Colombia la prostitución no es ilegal, pero también existen casos de explotación sexual.

En la bibliografía académica, encontramos enunciaciones tales como las que sostienen que el hecho de que «ciertas conductas sexuales Pero entre ambas visiones hay muchas otras demarcaciones del fenómeno prostibulario. Su visión contraría las de Juliano y Wichterich, quienes ven las migraciones como una estrategia que favorece económicamente a las mujeres de manera individual. Persisten las controversias acerca de los regímenes jurídicos, que se mantienen similares a los de hace casi años, como si los cambios sociales y culturales no hubieran alterado las relaciones prostibularias ni los modos de pensar la prostitución. El matrimonio parece incluso fortalecerse con aperturas a matrimonios que reconocen la diversidad sexual, y la lenocinio sigue siendo considerada imprescindible, sea por su presencia histórica, sea porque no se pone en discusión seriamente el significado de la sexualidad prostituyente, considerada aun por quienes admiten y defienden el trabajo sexual como una sexualidad genéricamente subordinada. La cuestión es conocer si nosotros queremos la generalización de la forma prostitucional de las amistades humanas. La prostitución sería, así, un camino a la igualdad económica, ya que permitiría que «importantes cantidades de dinero cambien de mano, en una corriente de transferencia de recursos que permite a mujeres que tienen pocas posibilidades de competir con éxito en las vías consideradas legítimas, participar en las riquezas generadas socialmente»

Leave a Reply

Your email address will not be published.*